Bogotá y su magia en 4 días

Hola Hola rayitos, les comparto mi viaje a Bogotá, la capital de Colombia, una ciudad que me impresionó mucho por sus atractivos que la han vuelto una de las ciudades más visitadas en el país.


Todo lo que hice y lo que disfrute en esta ciudad mágica que me arropo el corazón esta aquí; así que sigan Leyendo!


Quiero comenzar por decirles que este viaje fue muy relámpago e improvisado - nada estaba planificado hasta el pasado Lunes en la mañana. Pero para que entiendan el motivo del viaje, presten atención! Viaje a Bogota para ver a mis papas- Cuando yo me vine a Houston, nos toco tomar una decisión que era venirnos sabiendo que mis padres tenían que quedarse en India porque Venezuela estaba totalmente cerrada sin permitir entrada ni siquiera de sus residentes. Asi pasaron semanas... y meses! Y aunque no fue nada facil, todo estuvo bajo control. Mis padres se quedaron en un buen lugar y tenían a nuestro chofer y a la señora de casa ayudándolos siempre. Obvio que existió aungustia, nervios y hasta un cuestionamiento de why why why why yo me vine sin esperar a que ellos pudieran salir de alla. Pero bueno todo el universo conspiro para encontrar unos pasajes que los llevara hasta Bogota, Colombia y aquí comienza la historia.


Día 1: La llegada a Bogota


Llegue a Bogota antes de las 3pm del dia Martes. Consegui un vuelo directo desde Fort Lauderdale con Spirit que me costo $383 ida y vuelta…. Say whattttt! Asi como lo leen — Spirit tiene vuelos directo a Colombia y aunque esta aerolínea te cobra hasta por respirar (no es broma, hay que pagar hasta equipaje de mano) volar hasta Bogota por menos de $500 en un vuelo directo para mi fue un win win; ademas que llegue a buena hora. (Solo hay un vuelo operando directo desde Houston a Bogota con United Airlines, los precios por la época son crazyyyy high).


El primer dia fue WOW WOW porque hicimos un recorrido por la ciudad y fuimos a comer... comer... comer... en Colombia se come sabroso; creo que no existirá una mala experiencia si te dejas sorprender por los sabores únicos de cada plato -- aunque suenen un poco loco. Siempre arriésgate a intentarlo.


Visitamos:

1-La Macarena. (Una zona reconocida por los restaurantes boutiques- muchos estaban cerrados por el COVID-19 pero se pueden encontrar opciones abiertas)

2-Plaza de Bolívar, símbolo de la ciudad. Es la principal plaza pública de Bogotá y aquí podrás encontrar muchos edificios de gran importancia histórica. Tiene un estilo arquitectónico bastante peculiar y muy interesante, te recomiendo recorrerla con calma y no dejar de observar cada uno de sus detalles.

3-Conocer la bonita Catedral primada de Bogotá, se encuentra justo en frente de la Plaza Bolívar y tiene una arquitectura colonial muy interesante. Te recomiendo poder entrar para observar sus obras, no dejes de elevar la vista para no perder detalle de su cúpula.





Día 2: El paseo y el reencuentro.


Este dia fue maravilloso no solo por saber que íbamos a visitar la Catedral de Sal --sino por el reencuentro con mi gran amiga y comadre Marisol.


Marisol y yo nos conocimos en Indonesia, cuando vivía en Jakarta. Muchas personas nos confundían por nuestro gran parecido y eso llamo mucho mi atención. Yo desde el día que la conocí siempre le he dicho que somos hermanas, y creo que si ustedes la llegan a ver pensarían lo mismo.


Con el tiempo Marisol y yo hicimos una relación muy bonita, y paso de amigas a ser mi comadre. Es la madrina de mi hijo menor Samuel y desde su bautizo no nos habíamos visto…. (Mas de 7 años)


No necesitas ver a una amiga todos los días. No necesitas hablar con ella cada mañana, tarde o noche. Solo necesitas una amiga que con el pasar del tiempo te quiera, te piense, se conecte y este ahí siempre.

El reencuentro no fue tan planificado; Marisol vive con su familia en Bogota desde hace tiempo y ver a su familia y reconectar con todos me hizo bien - Luego de un cafecito en su casa y hablar sin parar nos fuimos a Zipaquirá donde queda la Catedral de Sal; sigan leyendo que la experiencia aquí fue magia!


Visitamos:

La Catedral de Sal, se trata de una obra subterránea construida con sal que alberga como tal a una propia Catedral, es considerada como una de las maravillas de Colombia y vale mucho la pena que puedas visitarla.




Esto que ven aquí - parece una Luna - es la cúpula. Tiene 8 metros de diámetro y 11 de alto. Representa la union del Cosmo y la Tierra.


Para información y detalles; visita https://www.catedraldesal.gov.co


Dia 3: Un canelazo en el cerro Monserrate.


Tenia una lista enorme de cosas que quería hacer en Bogotá, peroooo por falta de tiempo solo tenia que escoger las que de verdad me llenarían el corazón de suspiros y amor... Y el cerro Monserrate fue sin duda una excelente opción.


El cerro de Monserrate es el más conocido de Bogotá. Tiene una altitud de 3152 m y se ubica sobre la cordillera oriental y hasta mediados del siglo XVII fue conocido como cerro de Las Nieves. La basílica del Señor de Monserrate ha sido lugar de peregrinación religiosa desde la época colonial y se constituye en un atractivo natural, religioso, gastronómico de la ciudad. Se puede ascender al cerro por el sendero peatonal, por teleférico o por funicular.





El canezalo es una bebida alcohólica que se toma mucho en regiones frías de Colombia, especialmente en las montañosas donde el clima es más frío que en el resto de las regiones. Está elaborada con aguardiente, panela, azúcar y canela.


 

Si me leyeron hasta el final GRACIAS por quedarse conectados. Bogotá, prometo volver y seguir conociéndote para descubrir belleza y maravillas en tus calles.


A todas las que me han escrito por el protocolo de Covid-19 y con ganas de saber como se siente viajar en pandemia les digo que esto es algo muy personal. Yo me la pase increíble con cubrebocas en todos lados.

Viajar ahorita, mañana o en algún futuro… dependerá de ti y que tan dispuesto estes para vivir la experiencia y dejarte maravillar en vez de aterrar.
Nada en esta vida es perfecto, nadie puede ofrecerte calma y estabilidad si tu primero no la tienes.

Si tienen alguna recomendación para mi próximo viaje a Bogota, déjenmela por aquí… Bogotá, volveré!